Video subido a blog en fecha 2 de noviembre de 2020.

Acuchillamos

Gritamos

Desgarramos

Cortamos

Quebramos

Cercenamos

Seccionamos

Partimos

Amputamos

Separamos

Dividimos

Mutilamos

Nos extasiamos

Extasiamos…

Extasiamos…

Nos detenemos

Observamos

Respiramos

Agarramos   

Alzamos

Gritamos

Cargamos

Tiramos

Asamos

Asamos

Asamos

Esperamos

Observamos

Olemos

Inhalamos

Exhalamos

Escupimos

Salivamos

Agarramos

Apretamos

Acercamos

Lamemos

Degustamos

Mordemos

Masticamos

Mordemos

Masticamos

Mordemos

Masticamos

Masticamos

Masticamos

Masticamos 

Devoramos…

Devoramos…

Devoramos…

Devoramos.

Devoramos.

Devoramos.

Devoramos.

Devoramos.

Devoramos.

Devoramos.

Devoramos.

Devoramos.

            Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos.

            Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos.

            Devoramos. DevoramosDevoramosDevoramosDevoramos

DevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramos DevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramos DevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramos

Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos.     Devoramos.

            Devoramos. Devoramos. Devoramos.

            Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos

DevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosD evoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDev oramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevo ramosDevoramos

Devoramos

Devoramos. Devoramos. Devoramos.    Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos.

            Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos.

Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos.

            Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos.

            Devoramos. Devoramos

            DevoramosDevoramosDevoramos

DevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramos DevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramos DevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramos            Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos.     Devoramos.

            Devoramos. Devoramos. Devoramos.

            Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos.

             Devoramos. Devoramos

            DevoramosDevoramosDevoramos

DevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosD evoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDe voramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramos            Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos.     Devoramos.

            Devoramos. Devoramos. Devoramos.

Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos.       Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos… Devoramos… Devoramos…             Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos.       Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. ¡Devoramos! Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos… Devoramos… Devoramos… Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos.     Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. ¡Devoramos! Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos… Devoramos… Devoramos… Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos.     Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. ¡Devoramos! Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos… Devoramos… Devoramos…

Devoramos… Devoramos…

Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos.

            Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos.

            Devoramos. DevoramosDevoramosDevoramosDevoramos

DevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosD evoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDe voramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramos            Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos.     Devoramos.

            Devoramos. Devoramos. Devoramos.

            Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos          DevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramos DevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramos DevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoram osDevoramosDevoramos      Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos.     Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos.

            Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos.

Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos.

            Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos.

            Devoramos. Devoramos

            DevoramosDevoramosDevoramos

DevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosD evoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDe voramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramos            Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos.     Devoramos.

            Devoramos. Devoramos. Devoramos.

            Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos.

             Devoramos. Devoramos

            DevoramosDevoramosDevoramos

DevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosD evoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDe voramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDevoramosDev oramosDevoramos            Devoramos. Devoramos. Devoramos. Devoramos.     Devoramos.

            Devoramos. Devoramos. Devoramos.

Devoramos…

            Devoramos…

            Devoramos…

            Devoramos… Devoramos… Devoramos… Devoramos… Devoramos… Devoramos… Devoramos…

Devoramos.

            Devoramos.

            Devoramos.

            Devoramos

            Devoramos

            Devoramos

            Devoramos

            Devoramos

            Devoramos

            Devoramos

            Devoramos

            Devoramos 

            Tragamos

            Tragamos

            Ingerimos

            Consumimos

            Absorbemos

            Engullimos

            Masticamos

            Digerimos

            Nos deleitamos

            Nos alimentamos

            Nos saciamos

            Saciamos…

            Saciamos…

            Inhalamos

            Exhalamos

            Exhalamos

            Escupimos

            Eructamos

            Gritamos

            Vomitamos

            Regurgitamos

            Vomitamos

            Nos sentamos

            No hablamos

            Callamos…

            Contemplamos…

            Contemplamos…

            Contemplamos…

            Contemplamos…

            Contemplamos…

…Y ahora, aquí estamos. Una o dos horas después. Sentados en la cima de la montaña, la fogata arde a nuestras espaldas. Tenemos nuestros pechos, brazos, rostros y manos cubiertos por grama, sangre y barro. Noches como esta no son usuales. Noches en las que la inminencia del mañana no pesa, oprime o asfixia. Noches en las que se vive un presente perpetuo; sin pasado o futuro posibles; sin consecuencias, recuerdos, memorias, miedos. El fuego calienta nuestros cuerpos. La memoria se ha convertido en una página en blanco. Lo hicimos. Rebasamos la puerta, descubrimos lo que hay detrás de ella. ¡Ahhhhhh! ¡Paz, tranquilidad, saciedad! ¡Libertad! Todo está bien y en su correcto lugar. No queda otra posibilidad más que respirar. Inspirar el aroma de la carne sobre las brasas y degustar ese sabor en el paladar. Los gemelos están por aquí y por allá. Sus ropas y su carpa son hilachas, nada más. Digerimos sus vidas e incluso nos bebimos sus botellas con agua. —me digo en voz baja—. Sí… Añá Retá, Añá… Y esas palabras me abrazan… Es mágico estar acá. En la cima de este cerro, este lugar extraviado del mundo, solitario y natural. Solo existimos nosotros y el sonido de la hoguera, el chirrido de la madera, el golpeteo que produce la tela de la bandera mientras ésta flamea, el aullido lejano de un viento calmo, el resplandor de la luna y las estrellas. Dirijo la mirada hacia el horizonte y contemplo… Sí, contemplo… Porque contemplar, al fin y al cabo, es la mejor manera de descansar. Las estrellas son puntitos brillantes en el firmamento, ese lienzo inmenso y negro. Escucho el silencio de la tierra y el latir del planeta. Todo en este universo nos pertenece, es nuestro. Nuestro. Nuestro… Me pongo de pie y me acerco a la hoguera. Abro el cierre de mi pantalón y agarro mi pene erecto. Cierro los ojos, suspiro y meo. Y el líquido sale expulsado desde mi cuerpo y moja la carne y la madera y los huesos. Y yo tiemblo… Tiemblo. Tiemblo… Y escucho la voz de B, que dice: Tengo sed… Sí —pienso—, eso es… Sed… Somos tres… Tenemos sed… Guardo mi verga y doy media vuelta. Miro a B, sonrío y digo: Yo también.

     Descendemos…                  

 

 

                 Bajamos…

         

 

 

                                                     Por la ladera del cerro…

                                       

 

 

                                            Nosotros tres…

                               

 

                                 Bajamos…

                                                                                                            Avanzamos…

                    No hablamos…

                                  

 

                                                 Continuamos…

                                                         Tenemos sed…

                                                         

 

                                                                 Tropezamos.

                       Nos levantamos…

                                                                                                                            Respiramos.

Escuchamos…

                                                                 Continuamos…

             Rememoramos…

                                                                                                                               Salivamos…

Avanzamos.

                                                               Avanzamos.

                                                                                                                             Avanzamos…

                 Hasta que…

                                     

                                              Nos detenemos.

         

 

                                                                    Y no entendemos…

                                 

 

                                                Nosotros tres…

         

 

                                         Nos detenemos y no entendemos…

                                                                                                                                           Y miramos…

 

Y todo negro…

                               

                                                              Y escuchamos…

                                                                                                                                              Agua…

Allá abajo…

                                                                                                                                               Agua…

                                                                 La escuchamos…

                                   

                                                         Pero no avanzamos…

           

                          No.

                                                                                No avanzamos.

            No. No.

 

No

                                                A

                                                                                          Van

                                                                                                                                          Za

                                                                                                                                                                    Mos…

                                         

 

                                                                          No… 

                                       

                                                                        Avan…

                                     

                                                                     Zamos…

                                 

 

                                                                …Y ahora… 

                                           

 

 

                                                                    aquí

                                   

 

 

 

                                                                 estamos…

                                         

 

 

                                                                  Varados.

…De pie, en el borde del risco. Detenidos. Imposibilitados de continuar con nuestro camino. Todo está tan oscuro, casi no vemos. Pero escuchamos. Sí, escuchamos. El agua corre, fluye, mana. Allá abajo. La escuchamos. Es el agua que deseamos, ansiamos, necesitamos. Está allá, en las faldas del cerro. ¿A qué distancia? No lo sabemos. Tal vez 10, 15 o 20 metros. Tan cerca y, a la vez, tan lejos. Pero no podremos llegar a ella. Lo sabemos, somos conscientes de eso. El peñasco ha decidido nuestro destino, ha marcado el final del recorrido. No hay manera, dice A. Debe haberla, responde B. Yo quiero decirles que se callen, que se dejen de huevadas, que la esperanza es el opio de los ilusos y condenados. No digo nada. Solo pienso que las personas a veces hacemos las cosas sin saber muy bien por qué. ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por vengarme de mis padres? ¿Para destrozarlos? ¿Porque heredé los genes de mi abuela asesina y suicida? ¿Por la voz que habita en mi interior? ¿Esa voz que tal vez yo inventé, solo para ocultar lo que no deseo reconocer? ¿Por Gaahl y el Black Metal? ¿Por la Hermandad Noruega? ¿O hay otra explicación? ¿Es posible borrar un recuerdo y que la huella de la experiencia permanezca? ¿O será solo deseo? ¿Simple y puro deseo? Tras la muerte de Negra mi madre me llevó a un psicólogo. Era un tipo calvo y bajo. Con bigotes negros y hablar pausado e hipnótico. En la segunda sesión preguntó por mis sentimientos. Le dije que sentía nervios. Me explicó que la mejor actividad para deshacerse de las ansias era la masturbación. ¿Sabés cómo hacerlo?, me preguntó. Respondí que sí. Me dejó a solas. Antes de irse, me entregó un pedazo de papel higiénico. Cuando retornó, me pidió que cerrase los ojos y le explicara, con mis propias palabras y en detalle, lo que acababa de hacer. Lo hice, le expliqué. En mis manos: el pedazo de papel empapado con mi semen. No sé por qué este recuerdo llega en este preciso momento… Pero sí, es cierto: la gente hace las cosas sin saber por qué. No todo tiene lógica. La gente abre puertas y las atraviesa simplemente porque lo desea… Estamos tan cerca, dice A. Ya lo sé, responde B. Yo solo estoy seguro de que lo haré otra vez. Recorreré el pasillo, abriré la puerta, la atravesaré. Solo así saciaré mi sed… Y esas palabras… Esas palabras ya no me acorralan… Esas palabras me llaman… Y aunque no entiendo lo que significan, comprendo lo que esperan de mí… ¡Oye!, ¿qué te pasa?, escucho que pregunta B y yo le digo: No lo sé. Pero, al parecer, son otras palabras las que salen de mi boca. Palabras que empujan, atacan. B retrocede y A también. A pesar de la oscuridad alcanzo a ver el brillo y el terror que sus ojos irradian. Yo no me detengo. La cuchilla en mi mano, mi brazo en movimiento, A y B en retroceso. Y mientras ataco percibo la fuerza que desciende a tumbos desde la cima del cerro. Esa fuerza se acerca y es una fuerza indetenible, impulsada por la inercia. Una fuerza que cae por la pendiente del cerro y que llega al risco y que al alcanzarnos se apodera de mi organismo, músculos, instintos, ser. Y esa fuerza es infinita y reverbera a tono con la esencia de la tierra. Y esa fuerza nos arrasa y nos cobija. A nosotros tres, a los que tenemos sed… Nos alza y nos eleva y nuestros pies ya no tocan el suelo y nuestros cuerpos flotan, surcan, planean. A y B gritan. Yo solo sonrío y río y río. Y mientras sobrevuelo me percato de que el paisaje ya no es roca, montaña, piedra; sino que es un plano oscuro y comprimido; una dimensión aplastada; hacia arriba y hacia abajo; una dimensión envolvente, sonora y potente; un tornado de distorsiones, gritos y percusiones. Y mi vuelo es alto y veo las nubes y las estrellas, y mi vuelo es bajo y veo la tierra y las cicatrices del planeta. Y veo, allá abajo, al agua… Esa agua que ansiamos, anhelamos, necesitamos… A, B y C… Nosotros tres. A medio camino. Extraviados. Suspendidos. Y de pronto esa fuerza nos libera y nos suelta… A nosotros tres… Nos suelta y nos vamos a pique y caemos, caemos, caemos… Hacia lo negro, caemos… Hacia donde no vemos, caemos… Hacia el agua, caemos… Hasta que chocamos con ella. Contra el agua que tanto ansiamos y deseamos. El agua que fluye, corre y mana. Agua, a nuestra izquierda y derecha. Agua, arriba y abajo. Agua, por dentro y por fuera. Agua que nos rodea y nos aprieta y penetra… Y nos sumergimos en ella. Nos hundimos, zozobramos. Y mientras naufragamos me doy cuenta de que tengo los ojos abiertos, pero lo mismo daría que mirara hacia dentro, porque todo es negro, negro, negro… Y tragamos… Agua… La deglutimos, la tragamos… Y yo lucho por mover mis labios… Para pronunciar esas palabras… Decirlas, clamarlas, evocarlas. Enunciarlas. Llamarlas. Pero ellas no salen. Se obstruyen, se atoran. Y retroceden. Las palabras retroceden. Se introducen, se meten. Se infiltran y recorren mis venas, órganos, pecho. Se incrustan en mis pulmones, músculos, huesos… Y ellas pesan… Las palabras pesan y no me sueltan y se atenazan y me llevan, llevan, llevan… Y poco a poco, sorbo a sorbo, gota a gota… Esas palabras… Esas palabras…

Me ahogan…

Aná Retá…

Me ahogan…

Aná Retá…

Ahogan…

Retá…

Ahogan…

Ahogan…

Añá…

FIN

33/33